, , ,

El encanto de Ribadesella

Asturias

Continuamos nuestra andadura por la costa de Asturias. Tras visitar Llanes, nos dirigimos a Ribadesella. Ribadesella destaca por varios motivos: tiene restos prehistóricos que se pueden visitar, es donde desemboca el Sella y finaliza el famoso descenso en canoa del mismo. Además a pocos km tenemos la Ruta de los Dinosaurios en la que observamos las señales de su anterior existencia en esta preciosa región.

Aparcamos nuestro vehículo una vez pasamos el puente, cerca de la Playa de Santa Marina dónde tomamos un helado de plátano al chocolate con nueces caramelizadas digno de mención en Helados Alvisan, y continuamos disfrutándolo por el precioso paseo marítimo, mientras la playa estaba llena de surfistas. A su vez Ribadesella tiene pintorescos edificios, tanto al lado del paseo como por la parte trasera del mismo. Algunas de ellas, son mansiones cargadas de detalles (construidas por antiguos indianos que hicieron fortuna en las Américas y volvieron a su patria querida).

El río Sella cuya mayor fama reside en el famoso descenso del Sella (desde Arriondas hasta Ribadesella) en canoa, desembocando en la localidad y formando la llamada Ría de Ribadesella. Es precioso ver la unión del Sella con el propio Mar Cantábrico, formando accidentes costeros preciosos y con el puerto como testigo. El puente divide el pueblo en dos mitades: la parte más moderna y el casco antiguo.

Antes de pasar por el puente se puede visitar las Cuevas de Tito Bustillo, que reflejan escrituras y pinturas rupestres. Fueron descubiertas por Celestino Bustillo entre otros, pero Celestino falleció poco despues de que se hallasen estas cuevas. En las pinturas observamos muchas representaciones del hombre prehistórico.

Una vez cruzas el puente puedes observar el puerto pesquero de Ribadesella con multitud de canos llenas de gente que aprovecha el final del Río Sella. Dentro del casco histórico cabe destacar la iglesia de Santa María Magdalena, una iglesia moderna que destaca por sus prominentes vidrieras. Tras todo eso, subimos al mirador de “la atalaya” para observar el mejor paisaje del viaje.

¿Qué te ha parecido?

10 points
Upvote Downvote

Total votes: 2

Upvotes: 2

Upvotes percentage: 100.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Edificios Históricos de Oviedo

El encanto de Ribadesella